Emprender solo o con socios

Emprender solo o con socios

Emprender solo o con socios

Echar a andar un negocio propio siempre genera una cierta incertidumbre e incluso miedo, por esta razón, es importante que te sientas con el apoyo de alguien, especialmente en este momento en el cual estas comenzando.

Estos temores forman parte de lo que los expertos llaman el vértigo inicial, que, obviamente, es más fuerte en los empresarios novatos o emprendedores primerizos.

Mucha gente, en los últimos años, tiende a buscar uno o incluso más socios para comenzar su negocio. Esto puede traer una serie de ventajas y desventajas que te vamos a exponer en este artículo.

Ventajas y desventajas

Algo que a primera instancia puede ser considerado como una desventaja, es la disposición del o los socios para colaborar económicamente con la inversión inicial que el proyecto requiere. Te puedes encontrar con gente que en las reuniones de trabajo se muestres sumamente interesado pero al momento de desembolsar el dinero, se ponga renuente y decida retirarse. De igual manera, siempre habrá alguien que querrá tener mayor autoridad respecto a los demás socios.

Una ventaja de emprender con socios, es que las ideas para hacer crecer el negocio, así como también la difusión que se puede lograr del mismo, son mayores. Si bien todos deben estar centrados en la idea principal de lo que conlleva el negocio, pueden aportar diferentes y más variadas ideas respecto a cómo mejorar el negocio, como salir de alguna crisis financiera y cómo hacer crecer el nicho de mercado, entre otras cosas.

Te invitamos a leer: Cómo conseguir más clientes

Hay dos tipos de socios: el capitalista, que aporta dinero y apenas interfiere en el trabajo diario, y el que además de invertir capital trabaja en el negocio. Este último es al que hay que seleccionar con más atención porque va a formar parte del desarrollo y consolidación del proyecto.

Tener socios significa compartir. Pero siempre debe haber una persona que lidere el equipo y que tenga la última palabra sobre lo que hay que hacer. Por tanto, antes de lanzar la empresa es vital pactar, de forma muy clara, cuál es la ambición y el objetivo que se persigue al emprender.

En resumen, para evitar futuros problemas, elabora un acuerdo de socios que contemple cuánto se quiere facturar y ganar, a quién te quieres dirigir, cuántos empleados pretendes tener y dónde quieres llegar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *