Emprendimiento sustentable

Emprendimiento sustentable

Emprendimiento sustentable

Durante los últimos años, el emprendimiento de forma independiente ha sido uno de los principales factores que han movido a la economía en mayor porcentaje en todo el mundo.

En la Unión Europea, por ejemplo, el 91% de las empresas tiene menos de 10 trabajadores y el 99% son proyectos jóvenes en trayectoria.

La idea de un emprendimiento con base en la sostenibilidad que busca un desarrollo económico que, por sobre todo, tenga consecuencias a nivel social y ambiental a través de distintos proyectos. No solo se presenta como una opción por su compromiso con la sociedad sino que en un punto es atractivo como factor diferencial, como una garantía de deber con el producto y la forma en la que se elabora.

La sustentabilidad se presenta como una de las tendencias más importantes en el último tiempo. Nos hace preguntarnos si el emprendimiento sustentable es una forma diferente de emprender o si acaso no se puede emprender sin ser sustentable.

Algunas de las claves para realizar un emprendimiento sustentable son las que te presentamos a continuación.

 No tener miedo.

Buscar siempre respuestas que sean claras. No quedarse estancados en las dudas. El miedo al fracaso o al contexto de crisis económica sólo tiene que servir para seguir avanzando.

Te invitamos a leer: Como medir la satisfacción del cliente

Desarrollar una idea de negocio.

¿Cuán factible es nuestra idea? Investigar casos similares que hayan tenido éxito y que hayan fracasado, reconocer qué diferencial va a aportar nuestro negocio a lo ya existente en el mercado.

Buscar el financiamiento adecuado.

Existen distintas alternativas según las características de nuestro negocio y nuestra situación financiera.

Elaborar un plan de negocios.

Surge como una necesidad a la hora de buscar financiamiento. Responder a todos los interrogantes nos ayuda a definir y conocer a nuestra futura empresa. La participación en concursos de financiamiento o reconocimiento favorece al proyecto, porque ayuda a definir facetas de nuestro emprendimiento.

Analizar el impacto social, ambiental y económico del proyecto.

Establecer estrategias de reducción de impacto negativo para que se revise la posibilidad de impacto positivo para la comunidad de acción, la naturaleza con la que entra en contacto y el aporte a la economía del país o la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *