¿Por qué procrastinamos?

¿Por qué procrastinamos?

¿Por qué procrastinamos?

La procrastinación

Procrastinar, es seguramente una de las palabras que más se utiliza dentro de las oficinas y demás centros de trabajo.

Esta palabra, deriva del latín “pro” que significa “adelante”; y “Crastinus”, término que hace referencia al futuro.  Es decir, Procrastinar, es posponer o aplazar algo.

Esta costumbre, la cual comenzó como una tendencia de los nativos digitales y los millenials, ahora cada vez es más común en el mundo laboral. Los trabajadores postergan de forma indefinida algunas actividades que sabe que son importantes y las cambian por alguna distracción cualquiera, estando conscientes de ello en todo momento.

Este fenómeno, ocurre en numerosos centros de trabajo y de todo tipo, desde escuelas, oficinas, tareas del hogar, etc. De igual forma, la sociedad suele procrastinar en el aspecto de objetivos, metas y deseos personales. La gente tiende a dejar todo para después, aunque hoy les sea posible comenzar con algo. Ya sea hacer ejercicio, remodelar la casa, aprender algo nuevo, etc.

Un profesor en psicología, llamado Timothy A. Pychyl, nos dice que un 65 por ciento de los estudiantes de la universidad de Ottawa, al presentar un trabajo final “estarían felices de no posponerlo”

Te invitamos a leer: Considera esto al invertir en una StartUp

Razones por las que procrastina la gente

Los seres humanos, suelen procrastinar por diferentes y variadas razones, algunas de ellas son estas:

-Gratificación instantánea.

Realizar una actividad que ya se tenía programada, como enviar un correo electrónico, agendar una cita, etc, no nos dan una satisfacción de una forma instantánea, como lo haría por ejemplo, ver un capítulo más de esa serie que nos tiene tan enganchados, o superar un nuevo nivel en el videojuego que acabamos de comprar y nos gustó mucho.}

-Exceso de confianza en la productividad

Muchas veces creemos que somos capaces de realizar todas las tareas que tenemos pendientes en un corto o determinado periodo de tiempo, así que decidimos posponerlo para después. Pero el problema viene cuando en realizad no somos capaces de cumplir con todo y tenemos una gran carga de trabajo.

-Temor a la realidad

La gente suele tener un miedo a enfrentarse con una serie de tareas en específico. Algunas de ellas pueden paralizarnos incluso. Saber que debemos hacer ese pago o planificar ese viaje, con las dificultades que eso trae, nos podría impulsar a dejar la tarea de lado.

Según Harvard Business Review, reconocer la causa la distracción ayudará a que dejes de caer en ella. Eso, tanto como valorar el resultado y la satisfacción del deber cumplido, sobre todo si otras personas dependen de tu labor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *