Protección del Trabajador obligado a firmar documento en blanco

protección del Trabajador obligado a firmar documento en blanco por el Patrón

El pasado 09 de abril del 2015 la Cámara de Diputados aprueba por unanimidad con 299 votos a favor la Reforma a la Ley Federal del Trabajo para proteger a trabajadores de firmar documentos en blanco que impliquen renuncia o despido injustificado. Para después turnarse  al Senado para su análisis y eventual ratificación.

En dicha reforma dentro del artículo 33 queda expresamente prohibición de  un patrón o empresa para obligar a los trabajadores a firmar documentos en blanco o cualquier otro documento que implique la renuncia del trabajador a sus derechos laborales así como la aceptación de despidos injustificados.

Señala así mismo que la firma en blanco es aquella puesta a puño y letra del trabajador sobre una hoja de papel o documento en blanco, sin ninguna fecha determinada, esto con la finalidad de que en algún momento el patrón pueda aprovecharse llenándolo con declaraciones o renuncias de derechos de parte del trabajador.

Dentro de la reforma en el artículo 1006 se establecen las multas a las que se harán acreedores los patrones o empresas que realicen dichos actos, las cuales van de 125 hasta los 1,900 veces el Salario Mínimo General vigente en el Distrito Federal, que en este año sería hasta por $195, 092.00 pesos MN

Para tales efectos se considerarán como documentos falsos aquellos firmados en  blanco por el trabajador a petición del patrón o alguno de sus representantes 

La reforma a la LFT tiene como finalidad hacer efectivo el derecho del trabajador para no ser despedidos injustificadamente, además de garantizar ser un medio probatorio valido ante un despido simulado a modo de renuncia voluntaria.

El trabajador que se encuentre en esta situación  podrá acudir a denunciar el hecho ante la Procuraduría de la Defensa del Trabajo (Profedet) o ante las oficinas de la Inspección del Trabajo local o federal.

Dichos órganos mantendrán en secreto la denuncia, para en caso de ser necesario, aportarla como elemento probatorio pre-constituido para en el caso de que el trabajador sea despedido dicho documento no tenga valor probatorio.

Hasta antes de la reforma dicho acto resultaba altamente perjudicial para el trabajador, ya que carecía de  medio probatorios que acreditaran la simulación de una renuncia que contenía  firmas auténticas, por lo cual era más fácil renunciar a sus derechos fundamentales por vía jurisdiccional por todas  las dificultades legales que les implicaba.

Es por ello que esta reforma pretende establecer garantías que protejan a los trabajadores ante estos abusos patronales ante la vulnerabilidad y  necesidad  del trabajador  de obtener un empleo. 

Fuente: Palacio Legislativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *